EL CMD Y LA SOCIEDAD DOMINICANA DE PSIQUIATRÍA OBJETAN MODIFICACIÓN A LA LEY 36 SOBRE PORTE Y TENENCIA DE ARMAS DE FUEGO Imprimir
Noticias - Noticias CMD
Martes 08 de Septiembre de 2015 00:00

El Colegio Médico Dominicano y la Sociedad Dominicana de Psiquiatría fijaron su posición hoy ante la iniciativa de la Cámara de Diputados de colocar en manos de la Sociedad Dominicana de Psicología la facultad de otorgar permiso para el porte  y tenencia de armas de fuego. El doctor Pedro Sing, presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), rechazó de plano tal  postura, señalando- a su vez- que es la Sociedad Dominicana de Psiquiatría la única competente para  tratar sobre ese tema. “Nosotros no vamos a aceptar esto, ya tenemos suficientes problemas, en el país, para agregarles otros” indicó el presidente de la entidad colegial, señalando que quien tiene la competencia, desde hace bastantes años es la Sociedad Dominicana de Psiquiatría, la cual ha trazado los términos a seguir en dicho proceso.

El CMD es salvaguarda no sólo de médicos y médicas, sino de la salud y bienestar del pueblo”, manifestó Sing, tras ser abordado por periodistas a su llegada a la sede del CMD.   La Sociedad de Psiquiatría, en cambio, dijo que en los momentos actuales dos razones mueven a dicha entidad a dirigirse al país: en primer lugar por la situación de asombro y grandes temores que en este momento vive la República Dominicana gracias al recrudecimiento y aumento de la criminalidad, asesinatos, suicidios, homicidios, violencia de género, atracos, asaltos, entre otros; en segundo plano por la revisión de la ley sobre tenencia y porte de armas que ha vuelto a poner sobre el tapete el Diputado del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) Víctor- Ito- Bisonó, que busca “combatir el tráfico ilícito de armas de fuego”, que pone en peligro la vida de los ciudadanos dominicanos.

Los facultativos de la salud mental expresaron, en lo que tiene que ver con el aumento de la criminalidad y violencia, que entre las principales razones de esta situación están la falta de oportunidades, la desigualdad social unida a una pobre educación, sobre todo, en el seno familiar, el incremento del uso y tráfico de sustancias prohibidas, así como el alcohol.

“Urge buscar una solución a la real falta de empleo.  Se dice que han sido creados miles de empleos, pero  ¿Dónde se han generado y en manos de quién están?”, se preguntaron.   Es necesario que se corrija la exclusión que existe para los jóvenes profesionales, quienes al salir de las universidades no pueden acceder a un trabajo  digno porque se les exigen años de experiencia que les resulta imposible cumplir por estar inmersos en las aulas.

“Que la mejoría económica mostrada en las estadísticas semestrales del Banco Central, llegue a los estratos más deprimidos, impactando su calidad de vida, que se haga una distribución más equitativa de los bienes nacionales, que se disminuya la brecha salarial en la que los funcionarios reciben sueldos lujosos, irritantes para el trabajador que tiene que conformarse con sueldos de miseria”, continuaron señalando los profesionales de la salud mental.

Expresaron que en los actuales momentos dichas carencias son herramientas y caldo de cultivo para aquellos que tienen tendencia a delinquir.

Ver álbum de fotos